Política

Fernando Sánchez Dragó da la receta para evitar que los golpistas acaben en la calle a partir del 10N

El escritor ve claramente como Pedro Sánchez tiene intención de facilitar la salida de los golpistas de la cárcel

author test

3 de noviembre de 2019 (11:17 CET)

Fernando Sánchez Dragó
Fernando Sánchez Dragó

Se acercan las elecciones generales y todas las encuestas apuntan a un empate entre bloques. Cada uno de ellos obtendría entre 150 y 160 escaños, lo que provocaría que los nacionalistas y separatistas serían claves para apuntalar una mayoría de Pedro Sánchez. Una mayoría que no sería gratis y que tendría unos costes muy elevados económica y moralmente para España.

Una de las primeras cosas que se cobraría el separatismo sería la salida de los presos golpistas de la cárcel ya fuera con amnistía, indulto o con un trapicheo en la aplicación del régimen penitenciario. Algo que sería un escándalo ya que los presos separatistas no se arrepienten del delito y hacen llamamientos a "volverlo a hacer".

Manifestación separatista en Gran Canaria

Quién también se ha pronunciado en este sentido ha sido el escritor Fernando Sánchez Dragó. El escritor considera que Sánchez hará lo que sea para manterse en el poder. Lo explica así en un artículo de prensa en El Mundo: "Pero si yo tuviese que apostar mis ahorros en la ruleta de las urnas, lo haría por la hipótesis del frentismo. Incluyo mi análisis de bookmaker… Primera premisa: lo único que mueve a Sánchez es el deseo de seguir donde ahora está. Segunda: para que el retroprogresismo frentepopulista tenga quórum en las Cortes necesitará los votos o, como mínimo, la abstención de los secesionistas. Tercera: para conseguir, por activa o por pasiva, ese apoyo sui géneris no le quedará más remedio que soltar a los reos recientemente untados por la acomodaticia vaselina del Tribunal Supremo. Y eso es lo que a mi falible juicio va a suceder."

Es por ello que Sánchez Dragó lanza esta recomendación: "Así que, de cara a las urnas, mi querido elector, la elección es tan sencilla como la del célebre eslogan de los años cincuenta: o Moriles, o Montilla. Quien desee, como lo deseaba Ortega, que España no deje de ser un proyecto sugestivo de vida en común y anteponga eso a todo lo demás, sólo puede votar a Casado, a Rivera o a Abascal. Mejor el último, por ser el único de los tres que se engalla frente al Estado de las Autonomías. En él está el quid de la necrosis de España. Cortemos de una vez ese nudo gordiano".

Ayúdanos a difundir
Más noticias
Hoy destacamos
Comentarios
Top Noticias