14.4 C
Madrid
viernes, 24 junio 2022

Tu magazine de información online

25 años de… The Fat of the Land

Nos decían que aquello se llamaba Big Beat. Realmente a nuestro grupo de amigos y amigas nos sacaba loco. Cuando salíamos a vivir las noches intensamente y en los garitos sonaban esos riffs tan reconocibles desde el primer momento nos veníamos arriba.

Y de aquello hace 25 años. Esos son los años que ahora se cumplen desde que en Junio de 1997 viera la luz The Fat of The Land, el álbum más reconocible y que más ha pasado a la historia de los británicos The Prodigy.

The Fat of The Land: Rabia en forma de música electrónica.

Del Reino Unido teníamos sonando por aquellos años a los Oasis y a los Blur mientras la prensa y sus fans se enzarzaban en intentar colgarles a unos y otros la medalla de los reyes del Brit Pop. Por otra parte el grunge ya formaba parte asimilada del espectro musical.

A esas alturas, ninguna de esas dos cosas tenía ya la capacidad de sorprendernos. Sin embargo, llegó ese tornado de electrónica con mala leche, esa mezcla de sintes, bases rítmicas enormes, sampleados varios y guitarras. Ese tornado llegó en forma de disco imprescindible firmado por The Prodigy y sonó por todas partes. Se coló a codazos en listas de éxitos, de ventas, en emisoras más y menos comerciales, y en todos los lugares nocturnos donde quisieran elevar la temperatura de sus visitantes.

the prodigy en directo

The Prodigy no eran unos recién llegados.

Eclosionaron a principios de los 90 con un discreto disco llamado Experience, cogieron cuerpo en 1994 con Music for the jilted generation, y pegaron el pelotazo en 1997 con este disco y bombas sonoras como Smack my bith Up o Firestarter.

En la actual sociedad de fina piel y ofensa fácil seguramente The Prodigy lo tendría mucho más difícil. Buena parte de sus letras políticamente incorrectas serían tachadas de mil y una forma.

Hoy todavía escucho el disco, y bajo mi subjetiva visión encaja bien el paso de los años. No suena caduco. Todo lo contrario. El repaso por cada uno de sus 10 temas nos teletransporta a bailes desenfrenados y a ganas de pasarlo bien. Y tenemos buena parte de este disco presente porque aunque se lanzaron de manera oficial solo tres singles, más de la mitad de aquella obra sonó con insistencia.

Se hablaba de Raves, de música electrónica desenfrenada en Inglaterra, se hablaba del Jungle, del Drum n´Bass, del mencionado Big Beat…

Se hablaba de música con la que bailar pero que guardaba una enorme calidad y unas cuidadas producciones en sus sonidos.

No hace demasiado que el icónico cantante de The Prodigy, Keith Flint, nos dejaba. Concretamente fue el pasado mes de Marzo de 2019. A pesar de la violencia que manifestaba con su voz era un tipo bastante afable, que tuvo la mala suerte de mezclarse con la adicción a ciertos fármacos y con pasajes depresivos. No queda demasiado claro si su muerte fue un suicidio.

Como un cañón. Esto suena como un cañón.

Esa era una frase que entre el grupo de amigos músicos más dejábamos caer cuando sonaba cualquier pasaje de The Fat of the Land. Feliz 25 aniversario.

 

Javi Sánchez Munerahttps://www.porquenodecirlo.es/
Especialista en marketing y comunicación. Músico & Podcaster

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS