14.4 C
Madrid
viernes, 24 junio 2022

Tu magazine de información online

Beneficios de la natación

La natación es uno de los deportes más practicados por la mayor parte de la población occidental. La facilidad para acceder a piscinas públicas o privadas durante todo el año ha provocado que cada vez más gente se anime a practicar este deporte. Uno de los principales motivos de su éxito se debe a los múltiples beneficios de la natación a nivel físico y mental si se practica con frecuencia.

A lo largo de este artículo resumiremos cuáles son los principales beneficios de nadar habitualmente y cómo puede ayudarnos a tener más energía y coordinación en el resto de actividades de nuestro día a día.

4 beneficios de nadar habitualmente

Desarrolla la coordinación del cuerpo en la piscina

¿Te acuerdas de cuándo aprendiste a nadar? La primera vez que todos nos metimos en el agua, nos sentimos como si nos fuésemos a hundir.

Experimentaste esta sensación porque no tenías la coordinación adecuada como para mantenerte a flote. Con la práctica de la natación, nuestra coordinación mejora porque empleamos cada vez más músculos. Conseguimos flotar cuando movemos al mismo tiempo tanto los brazos como las piernas de una forma coordinada. Si practicamos natación, en nuestro día a día, notaremos una mejora en el equilibrio corporal y agilidad.

Trabajar diferentes grupos musculares al mismo tiempo

La densidad del agua nos obliga a ejercer más fuerza de lo normal para desplazarnos. Por esta razón, un nadador tiene una buena condición física. Necesita emplear una buena parte de su cuerpo para moverse y nadar.

La densidad del agua consigue que trabajemos muchos grupos musculares durante la natación. Lo mejor de todo, a diferencia de un gimnasio, es que en el agua se trabajan todas las partes del cuerpo de forma simultánea. No es necesario hacer trabajos específicos para fortalecer las zonas.

Algunos de los músculos más implicados son los siguientes:

  • Espalda: Dorsal, trapecio y deltoides.
  • Piernas: Isquiotibiales, cuádriceps y tibiales.
  • Brazos: Bíceps y tríceps.
  • Pectorales.
  • Abdominales
  • Cuello: Esternocleidomastoideo.

Sin duda, es un deporte completo que mejorará tu condición física desde las primeras semanas que comiences a practicarlo.

piscina para natación

Mejora de la capacidad pulmonar y el sistema respiratorio

La natación también requiere aprender a controlar la respiración. El control nos ayuda tanto para flotar como para hundir el cuerpo. Al nadar, mejoramos nuestro sistema respiratorio.

Para flotar, tenemos que inflar del modo correcto los pulmones. Cuando nos sumergimos debajo del agua, el ritmo de la natación dependerá de cómo optimicemos el uso del aire. Con la práctica, mejoraremos nuestro uso del oxígeno y, por ende, la capacidad pulmonar.

Los médicos recomiendan nadar a los individuos que presentan cuadros de enfermedades respiratorias. También, puede ser una buena terapia deportiva para personas que quieran recuperar su capacidad pulmonar tras haber sido fumadoras.

Previene y trata lesiones

Si te lesionas, por ejemplo, en los meniscos de la rodilla, los deportes tradicionales como el fútbol o el ciclismo quedan automáticamente descartados. Sin embargo, la natación es un deporte ideal para quienes padezcan lesiones musculares u óseas, ya es una práctica de bajo impacto. Es idónea para seguir activo pese a estar lesionado en las articulaciones, huesos, tendones o ligamentos.

Además, también este deporte previene las lesiones. Puesto que es muy poco lesivo, verás cómo tu cuerpo se fortalece y no se resiente. Por este motivo, los deportes acuáticos son muy populares en los gimnasios para las personas de la tercera edad. No obstante, consulta a tu médico en el caso de estar lesionado.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS