Red por España

Contundente comunicado de la asociación Una Policía Para El Siglo XXI denunciando el desgobierno de los mandos políticos y policiales en la gestión de la crisis del COVID-19

El Gobierno ha actuado tarde y mal y los agentes de Policía, Guardia Civil y el resto de cuerpos están muy expuestos al virus

author test

27 de marzo de 2020 (22:28 CET)

Pedro Sánchez junto con su Gobierno  - Europa Press
Pedro Sánchez junto con su Gobierno - Europa Press

La Asociación Una Policía para el Siglo XXI nos ha remitido la nota que transcribimos a continuación en la que valoran la actual situación de España por la crisis del Coronavirus:

Ante el desastre organizativo que estamos viviendo estos días en mitad del Estado de Alarma decretado por la pandemia del Coronavirus, queremos manifestar:

El plan operativo diseñado por el Ministerio del Interior está poniendo en peligro la integridad física de miles de agentes y sus familias.

En Madrid, foco principal de la pandemia hasta ahora, no se han creado compartimentos estancos en los turnos de trabajo para proteger la salud de los agentes y asegurar el servicio a la ciudadanía.

En algunas comisarías se siguen manteniendo tres cadencias de servicio en la Policía Nacional: dos para los Grupos Operativos de Respuesta y UPR´s (fijos de día y fijos de noche), mezclados con el turno rotatorio de los Radio-Patrullas (días y noches), lo que implica de facto que prácticamente todos los policías se acaben cruzando en el servicio (a la entrada, salida, briefing o en la calle), justo lo contrario de todas las recomendaciones sanitarias.

En el colmo de la incompetencia, y a pesar de que todavía no estamos en un escenario de necesidad, se han incrementado el personal de cada turno con agentes de todas las demás brigadas distintas a la de Seguridad Ciudadana (policías de la calle), maximizando la exposición al contagio y pudiendo provocar que si cae un policía, caigan 20 a la vez, lo que puede significar, como ya está pasando con los profesionales de la sanidad, que si esta pandemia se alarga, nos quedemos sin policías.

La pandemia puede durar semanas o meses, lo que implicaría cada vez más agotamiento psicológico en la población, cada vez más personas desesperadas, mas incumplimientos, etc. es decir, una situación donde los escenarios de violencia se multiplicarían, y sí harían necesaria una presencia policial masiva.

Desde el primer momento se debieron crear compartimentos estancos que minimizaran la exposición y los riesgos para la salud de los agentes. Con dos opciones para ello, la primera sería formar grupos fijos de día y otros de noche, que nunca se mezclarán, y con un único horario, la segunda poner a todo el personal en turno rotatorio 6-6, como han hecho en algunas dependencias (pocas, el sentido común no abunda en el modelo policial actual), donde tampoco se da la opción de mezclarse con más grupos que con los que se coincide en el relevo. Pero nunca, mantener los turnos rotatorios, los turnos de noche y los de día fomentando así los contagios entre todos los agentes; aunque viendo el nivel de nuestros mandos en las ruedas de prensa, no nos sorprende que haya responsables de comisarias que lo hayan decidido así. Una muestra mas de la falta de procesos de liderazgo, la ausencia de mandos operativos y la sobrepoblación de mandos de gestión “aprueba-exámenes”.

Además, los grupos no se debieron incrementar cuantitativamente, si no reducido, haciendo trabajar a parte de los agentes unos días y otros, a la otra parte, quedando el personal derivado de otras brigadas de retenes en sus casas a la espera de tener capacidad de respuesta cuando vengan tiempos peores, que vendrán.

También se debió valorar la puesta en marcha de patrullas unipersonales en los vehículos, que minimizaran la exposición, saliendo de dos en dos radio-patrullas, siempre próximos; algo que sí se ha hecho en algunas policías locales.

El número de servicios policiales que atender estos días se ha reducido ostensiblemente al no haber presencia de ciudadanos por la vía pública ni establecimientos abiertos, sin embargo, el Ministerio del Interior ha decidido sacar a la calle a más policías que nunca en una carrera frenética por multar a miles de personas, y así tener números que vender en las ruedas de prensa que estos días nos abochornan a todos (estadísticas y propaganda, las dos bases de este modelo policial).

También hemos sabido que la exposición de miles de agentes a la enfermedad puede haber supuesto haber trabajado para nada, o sea, sólo para ellos (los políticos y su discurso), porque en varias zonas de España se ha abierto el debate de si las propuestas de sanción por el artículo 36.6 de la ley de Seguridad Ciudadana que estos días se computan por miles, pueden no tener encaje legal si la persona sancionada se vuelve a su domicilio cuando se le indica, ya que la desobediencia explicitada en dicho artículo es a “la autoridad o sus agentes en el ejercicio de sus funciones” y por lo tanto si se va a su domicilio, no estarían desobedeciendo la orden.

Por último, queremos manifestar que cuando todo esto acabe, la ciudadanía debe ser consciente de en manos de quien estamos, y exigir un cambio en toda la administración y la incorporación de procesos de liderazgo reales basados en la meritocracia como se viene solicitando por esta asociación desde el mismo día de su creación.

De los más de 7000 compañeros aislados en cuarentena, entre los cuales algunos presentan síntomas y otros han estado en contacto con contagiados, unos pocos han pasado el test siendo positivos confirmados y el resto está a la espera de una prueba que parece que nunca va a llegar por aquello de no haber sido considerados personal de riesgo ante contagios.

Ya van cinco compañeros muertos por esta maldita enfermedad, que en Paz descasen. Cuando todo esto pase, exigiremos que se depuren responsabilidades por jugar de esa manera con la vida de las personas.

Ahora toca sumar y nos ponemos a disposición de todo aquel que quiera escuchar cómo se cambia un modelo policial para que la respuesta la próxima vez que nos enfrentemos a un escenario de crisis, sea ágil, eficaz y eficiente.

Ayúdanos a difundir
Hoy destacamos
Comentarios
Lo más leído