Política

A por él: Las penas de cárcel que VOX solicita contra Pablo Iglesias y Dina Bousselham

Solicita que no se cierre la instrucción, que se practiquen nuevas diligencias y se le dé por personado en el Supremo

20 de octubre de 2020 (22:59 CET)

Pablo Iglesias llorando
Pablo Iglesias llorando

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El partido político Vox, que ejerce como acusación popular en la pieza 10 'Dina' del caso 'Tándem' en la Audiencia Nacional interesa para el vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, 13 años de prisión, a pesar de que ni siquiera consta como investigado en esta causa.

En el auto de fin de instrucción y pase a procedimiento abreviado del juez Manuel García-Castellón, instó a las partes a formular escrito de acusación, de calificación jurídica, sobre la causa en la que el magistrado propone juzgar al comisario jubilado y en prisión preventiva José Manuel Villarejo, al exdirector de Interviú Alberto Pozas y al exsubdirector de esa misma revista Luis Rendueles por un presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos.

De esas tres personas, ninguna es Iglesias, pero Vox en su escrito insiste en la línea de su querella previa y acusa al líder morado de los delitos de denuncia falsa y simulación de delito, estafa procesal, descubrimiento y revelación de secretos y daños informáticos.

Cabe recordar que en esta pieza separada del conocido 'caso Villarejo' se investiga el robo del móvil de la exasesora de Podemos Dina Bousselham en el Ikea de Alcorcón en 2015 y la posterior aparición de parte del contenido del mismo en el registro en 2017 del domicilio del comisario investigado.

Al igual que otras partes, como la de Villarejo que ha interesado continuar con las pesquisas y no cerrar la pieza en falso, Vox solicita que no se cierre la instrucción del procedimiento
sin que se practiquen las diligencias que esclarezcan la participación de todos los intervinientes.

En su escrito de 33 páginas, al que ha tenido acceso Europa Press, acusa además a la exasesora del líder de Podemos Dina Bouselham de los delitos de estafa procesal, simulación de delito, falso testimonio y denuncia falsa. Pide para ella 8 años de cárcel a pesar de que, como Iglesias, tampoco consta como investigada.

LA RELACIÓN DE LOS HECHOS, SEGÚN VOX

Asimismo, el partido de Santiago Abascal pide elevar en resolución separada a la Sala Segunda del Tribunal Supremo su acusación, mediante ampliación o una nueva exposición razonada que incluya la relación de los hechos que detalla en el escrito porque considera que de ellos puede inferirse la existencia de indicios razonables de participación delictiva de las personas aforadas.

En este sentido, a lo largo del escrito la abogada de Vox relata el viaje que hace la tarjeta SD de Bousselham hasta acabar publicada en medios digitales y en la Audiencia Nacional. Explica que todo comienza con el robo, tras el cual se pone denuncia de la que se da traslado al juzgado de instrucción 5 de Alcorcón donde se sobresee por falta de autor conocido.

Tras hacerse con ella un periodista de Interviú, lo comparte con otro compañero y con el presidente del grupo de la revista, Antonio Asensio, que a su vez se la pasa a Iglesias. Continúa explicando que Villarejo contacta con esos mismos periodistas y que también le pasan a él parte del contenido de la SD.

Vox sostiene, al igual que el juez instructor, que Iglesias se quedó con esa tarjeta un tiempo indeterminado antes de devolvérsela a su exasesora, y durante ese tiempo, apunta el partido en su escrito, el líder 'morado' "con ánimo de dejar la tarjeta inservible procedió a inutilizar el dispositivo". Tras esto, y una vez que Bousselham se hace de nuevo con la tarjeta, ella y su pareja intentan recuperar los datos enviándola a una empresa de recuperación, pero desisten al estar muy dañada.

Tras la publicación en OK Diario de varios pantallazos, el partido de Abascal sostiene que altos cargos de Podemos se reúnen (entre ellos Iglesias, y la actual vicepresidenta tercera del Congreso Gloria Elizo) y hablan de que la publicación se debe a filtraciones en el seno del propio Podemos pero que puede ser una oportunidad de actuar contra ese medio.

Siempre según la versión de los hechos de Vox, deciden entonces ampliar la denuncia inicial que presentó Bousselham y arrancar una batalla legal para intentar conectar el robo con la publicación en medios a pesar de que Iglesias "sabía de antemano que no existía conexión" y que el origen de la filtración "era la propia Dina".

Tras naufragar en esa primera batalla judicial en Alcorcón se produce el registro en casa de Villarejo y se encuentran documentos que pertenecía a Bousselham. según Vox, Iglesias ve ahí una oportunidad para lograr rédito electoral en las generales de abril de 2019 y vuelve a reanimar el caso.

QUIEREN SER ACUSACIÓN POPULAR EN EL SUPREMO

Tras la decisión del juez de elevar exposición razonada al Supremo, ahora Vox ha solicitado también que se le tenga por personado como acusación popular en su caso en el TS, órgano competente por el aforamiento de Pablo Iglesias.

Además, la abogada pide también que, teniendo en cuenta la condición de aforados así como la conexidad de muchos de los delitos por los que Vox formula acusación, se amplíe el suplicatorio. Y solicita a la Audiencia Nacional que se requieran los chats mencionados en la declaración en sede judicial del exabogado de Podemos José Manuel Calvente y testimonio de la integridad de las actuaciones seguidas en el Juzgado de Instrucción nº 5 de Alcorcón.

Ayúdanos a difundir
Más noticias
Hoy destacamos
Comentarios
Top Noticias