Política

El Gobierno pide perdón a los españoles por un tema menor mientras saca pecho de su gestión que ha provocado miles de muertos

Unanimidad en el Congreso para comenzar los trabajos para suprimir este requisito

23 de febrero de 2021 (20:00 CET)

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez FOTO Europa Press
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez FOTO Europa Press

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El PSOE ha pedido perdón a los españoles residentes en el exterior por haberles tratado desde 2011 como "ciudadanos de segunda" al no haber suprimido el voto rogado en estos diez años, lo que ha complicado su participación en las elecciones generales, autonómicas y europeas celebradas desde entonces. "Llegamos tarde", ha asumido la diputada socialista Pilar Cancela.

El PSOE y Unidas Podemos han sometido este martes a debate del Pleno del Congreso una proposición de ley de reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) para derogar el ruego del voto que desde 2011 se exige a los españoles emigrados y que ha supuesto un desplome en su participación electoral.

Una reforma legal que ahora empezará su andadura parlamentaria después de que el Pleno del Congreso la vaya a admitir a trámite con el apoyo unánime de todos los grupos parlamentarios. La negociación a partir de ahora se dará en los detalles del articulado.

En el PSOE, la diputada Cancela ha señalado que la "sospecha de irregularidades" en el recuento del voto exterior fue lo que motivó la reforma de 2011 pero ha lamentado que desde entonces no se haya procedido a corregir esa "anomalía", que ha impedido a muchos españoles en el extranjero poder ejercer su derecho a voto. "Pedimos perdón porque desde entonces les hemos tratado como ciudadanos de segunda y porque vamos tarde", ha proclamado.

"EN DEMOCRACIA LOS DERECHOS NO HAY QUE ROGARLOS"

También ha tomado la palabra en defensa de esta proposición la diputada de Unidas Podemos Lucía Muñoz Dalda, quien ha comenzado preguntándose cómo se puede asegurar que España es una democracia plena cuando se restringue un derecho fundamental como el voto a la ciudadanía en el exterior, "una carrera de obstáculos", ha dicho, desde hace más de una década.

"En democracia los derechos no hay que rogarlos", ha resumido Muñoz Dalda, quien ha lamentado la "intencionalidad política" que yacía detrás de la reforma que en su día acordaron el PSOE y el PP con otros partidos minoritarios, pues coincidió con la crisis económica, el éxodo juvenil y el movimiento del 15-M, y ha llamado a poner fin de una vez por todas a la "odisea" que los españoles en el exterior sufren con cada cita electoral.

La combinación del voto rogado y de los plazos previstos en la normativa electoral se ha traducido en una reducción muy significativa en los niveles de participación de los electores residentes en el extranjero. De hecho, en las elecciones generales de 2011, 2015, 2016 y 2019, menos del 10% de los electores solicitaron o rogaron el voto, lo que llevó a los socios de coalición a incluir en su acuerdo de gobierno su eliminación.

Todos los grupos han confirmado su voto favorable a esta proposición de ley en la necesidad de eliminar todas las barreras que impiden a los españoles en el exterior participar en las elecciones
y han agradecido la petición de disculpas del PSOE aunque lleguen "tarde", como así lo han verbalizado desde Coalición Canaria e incluso de Vox, quien también ha dicho esperar que el PP hiciera lo propio por permitir que este "esperpento" continúe.

TIENE "MUCHAS" DE LAS PROPUESTAS DEL PP

En el PP el diputado José Antonio Bermúdez de Castro han hecho caso omiso a la petición de los de Santiago Abascal recalcando que su partido apoyó esa reforma promovida por el PSOE ante las continuas acusaciones de fraude en el recuento electoral y manipulación del voto exterior.

Pero ha confirmado que su voluntad de acabar con el voto rogado es la misma que hace dos legislaturas, cuando pusieron encima de la mesa "muchas" de las propuestas que precisamente el PSOE y Unidas Podemos han hecho suyas en su iniciativa, ha dicho. Ha insistido en su apoyo para suprimir el voto rogado pero, eso sí, siempre garantizando la seguridad jurídica.

Tanto el PP como Ciudadanos ya han avanzado algunas de las propuestas que presentarán en modo de enmiendas a la iniciativa del PSOE y Unidas Podemos. Mientras los 'populares' plantearán incrementar el voto en urna ampliando los centros para poder votar y exigirán garantías en la identificación del elector, en Ciudadanos abogarán por aprovechar esta reforma para implantar las listas abiertas, convertir el Senado en una auténtica Cámara territorial o fijar un límite territorial del 3% para poder acceder al Congreso.

También lo hará el PNV en la misma línea que hace dos legislaturas, cuando los trabajos para eliminar el voto rogado estuvieron a punto de ver la luz si no se hubieran disuelto las Cortes con motivo de las elecciones de abril de 2019, y Esquerra Republicana (ERC), que ya avanza que reclamará el voto para los migrantes en España y rebajar la edad de voto a los 16 años.

LAS 'RECETAS' DE PSOE Y UNIDAS PODEMOS

En concreto, PSOE y Unidas Podemos plantean en su iniciativa que la descarga telemática de la papeleta permitirá adelantar los plazos de envío de la documentación electoral, facilitando así su recepción en plazo. También pauta ampliar de tres a siete días de los plazos para el depósito del voto en urna y mantiene la posibilidad de enviar el voto por correo postal a la Oficina Consular correspondiente en caso de que el elector no pueda acudir a votar en la dependencia habilitada.

Además, se amplía el plazo para la apertura de los votos emitidos desde el extranjero de tres a cinco días, retrasando en el mismo intervalo el plazo del escrutinio general, algo "imprescindible" si se quiere que "el esfuerzo de participación democrática de los conciudadanos en el extranjero sea tomado en consideración".

 

Ayúdanos a difundir
Más noticias
Hoy destacamos
Comentarios
Top Noticias