Economía

Diferentes tipos de auditoría para tu negocio

author test

27 de octubre de 2020 (11:31 CET)

Oficina
Oficina

Para empezar el artículo de hoy, queremos definir en pocas palabras qué es una auditoría. Se trata de un examen que evalúa el funcionamiento del negocio desde diferentes ámbitos para controlar las finanzas, la calidad de productos o la seguridad laboral. Podemos buscar una meta concreta, como por ejemplo la sostenibilidad o la mejora tecnológica, como conseguiríamos con una auditoría CDTI; o simplemente garantizar unos mínimos exigidos por la normativa.

Las auditorías revisan libros de contabilidad, procesos, procedimientos o espacios de trabajo; y muchas veces se llevan a cabo una vez al año. Otras compañías realizan estos movimientos puntualmente motivadas por cuestiones concretas; u obligados por alguna institución superior.

Pero no temas, estas auditorías no solo nos servirán para controlar el cumplimiento de leyes y normas, también nos ayudarán a detectar problemas en nuestro negocio y sus procesos; por lo que a largo plazo servirán para mejorar los resultados anuales.

Para realizar algunas de estas auditorías tendrás que contactar con auditores de cuentas y responsables especializados en la materia en cuestión. Estos deben contar con la titulación correspondiente al asunto concreto, experiencia demostrable y criterios independientes para dar validez al documento final.

Este documento último busca, como decimos, recoger los resultados del proceso de trabajo y servirá de referencia para terceros, integrantes o no de la empresa o institución oficial que haya solicitado la auditoría.

Te presentamos también seis principios que deben tener las auditorías, según se establecen las normas ISO:

  1. Integridad: las auditorías deben basarse en la profesionalidad.
  2. Independencia: ya sea a través de un auditor externo o interno, debe buscar la imparcialidad y la objetividad.
  3. Confidencialidad: mucha de la información tratada es de naturaleza confidencial, por tanto debe ser asegurada.
  4. Evidencias: se debe llegar a conclusiones de una manera racional y con evidencias, con condiciones reproducibles y resultados confiables.
  5. Presentación justa: cada auditoría debe informar de sus resultados de una forma precisa y veraz.
  6. Cuidado profesional: la manera de trabajar una auditoría se aplicará el buen juicio y la diligencia concreta del proceso.

AUDITORÍA EXTERNA O LEGAL

En primer lugar hablamos de un análisis de las cuentas que se lleva a cabo por petición legal. Su misión principal es verificar el estado del patrimonio del negocio y que las operaciones realizadas coincidan con los registros oficiales. En este caso, la persona que realiza la auditoría es alguien independiente que no forma parte de la compañía.

AUDITORÍA INTERNA

Para este supuesto, nos encontramos con una evaluación propia que hacen los mismos miembros de la sociedad. El objetivo primordial de esta revisión es inspeccionar los procesos que se llevan a cabo en la empresa y comprobar dónde están los problemas a solucionar, para perfeccionar la eficiencia del trabajo. Esto suele hacerse de forma voluntaria o, en algunos casos, solicitada por la dirección.

AUDITORÍA INFORMÁTICA

Desde hace ya muchos años, casi la totalidad de las empresas tienen gran parte de sus procesos de trabajo basados en sistemas informáticos. Por esto, es importante realizar una evaluación de estos sistemas cada cierto tiempo y, en caso de ser necesario, actualizarlos y adaptarlos al contexto actual del negocio. Existen dos tipos principales de auditorías informáticas, divididos en las que se tramitan por sistemas informáticos (SIC) y las de procesos electrónicos de datos (PED).

AUDITORÍA PÚBLICA O GUBERNAMENTAL

Esta se lleva a cabo expresamente por la petición directa de una entidad gubernamental. Su misión es hacer una revisión de los estados financieros de la compañía mientras se identifica cualquier irregularidad. Normalmente, esto se realiza para controlar la evasión de impuestos, el desfalco o el incumplimiento de leyes laborales o financieras. En nuestro país, España, estas auditorías se tramitan a través del Tribunal de Cuentas.

AUDITORÍA OPERATIVA

Similar a la auditoría interna, el objetivo principal de este mandato es mejorar el rendimiento de la empresa. Se realiza por agentes tanto externos como internos, y se busca revisar los procesos y mecanismos que forman parte del trabajo diario para aumentar la productividad. Por ejemplo, hablaríamos de este tipo de auditorías para determinar los mínimos estándares de calidad de una empresa para acceder a los diferentes sellos de la Comunidad Europea.

OTRAS AUDITORÍAS

En los últimos años han surgido diferentes tipos de auditorías que acompañan al contexto socioeconómico que vivimos. Por ejemplo, tenemos auditorías medioambientales, auditorías éticas o económico-sociales; accediendo a diferentes procesos para generar una imagen más próspera de nuestro negocio.

Como vemos, estos exámenes a nuestras empresas dan como resultado un mejor funcionamiento y una mayor eficiencia a la hora de trabajar. Te invitamos a que, cada cierto tiempo, te plantees realizar algunas de estas auditorías que hemos marcado para aumentar la productividad y ofrecer una imagen adaptada a nuestros tiempos para nuestros clientes.

Ayúdanos a difundir
Hoy destacamos
Comentarios
Top Noticias